Miércoles 23 de Abril de 2014
Cargando clima..
EN OCTUBRE SE INAUGURO EL LUBRICENTRO UBICADO EN DORREGO 1345
Lubricentro Cunningham’s: un nuevo emprendimiento con historia familiar
El lubricentro tiene el nombre de una familia arraigada hace más de un siglo en la región. Jorge Patricio Cunningham llegó de Estados Unidos en 1910 y creó la estancia Lago Blanco, donde nació su hijo Francisco, quien en la década del 70 decidió radicarse con sus tres hijos en Comodoro Rivadavia. Juntos, padre e hijos montaron este comercio que busca consolidarse en el rubro del servicio automotor.
Domingo 25 de Diciembre de 2011
El apellido Cunningham ya tiene cuatro generaciones viviendo en la región, ahora tres de ellas apostaron a la fundación de Lubricentro Cunningham’s, un emprendimiento netamente familiar.
En octubre inauguró Lubricentro Cunningham’s, un emprendimiento familiar que sigue las prácticas de la tercera generación del apellido, ya que tanto Francisco (h) como Víctor ya se habían dedicado en Comodoro Rivadavia al rubro con “Lubricantes Cruz del sur” y “Lubricentro servicios”.
En el nuevo local se pueden realizar cambios de aceite, filtro, pero también servicios de mecánica ligera como cambios de pastillas de freno, de correa y reparación de la parte eléctrica.
“El mercado automotor está en auge y hay que mantenerlo. El mantenimiento de cambio de aceite y filtro hay que hacerlo y se deben incorporar nuevos accesorios igual a los vehículos. Nosotros inauguramos hace dos meses el local y la gente de a poquito se va a acostumbrando, hay que ganar clientela. Siempre hay coches nuevos y gente que atender”, explicó Víctor.
En el local, situado en Dorrego 1345, también se comercializan accesorios de iluminación, tuning, y todos los tipos de aceite.

UNA HISTORIA DE MAS UN SIGLO
Atrás del nombre, la firma guarda consigo una historia de más de un siglo en la región. Es que hoy el apellido Cunningham suma cuatro generaciones en la Patagonia.
Jorge Patricio Cunningham, abuelo de Víctor, llegó a la zona en 1910. Descendiente de irlandeses, pero nacido en Estados Unidos, se radicó en la zona oeste de la provincia, y creó la estancia Lago Blanco, luego de haberse asentado en valle Simpson, Chile.
Jorge tuvo seis hijos, entre ellos Francisco, quien nació en la estancia en 1927 y decidió dedicarse a la actividad ganadera.
A pesar del camino realizado, cuando nacieron sus hijos, decidió que ellos tenían que asistir a la escuela secundaria, por lo que los envió a Puerto Deseado, donde estudiaron en un colegio salesiano.
Fue en la década del 70 cuando Francisco decidió comprar una casa en el barrio 9 de Julio, en Comodoro Rivadavia y los niños que se criaron en el campo pasaron a vivir su juventud en la ciudad petrolera.
Cada uno tomó un rumbo distinto, Víctor se dedicó al petróleo. Trabajó en Amoco, Astra y Cerro Negro. Y al jubilarse decidió ingresar al rubro de lubricantes, donde también trabajaba su hermano Francisco (h).
Ahora ellos juntos a Patricio, el tercer hermano, y su padre, decidieron crear Lubricentro Cunningham’s, que posee un terreno de 750 metros cuadrados en la calle Dorrego, y un local comercial de 80 metros cuadrados, destinado a la mejor atención del cliente.
Guillermo, el nieto de Francisco, es la cuarta generación de la familia. El joven espera participar también en el rubro,  ya que en la actualidad estudia diseño automotriz, en Buenos Aires.
Tu comentario:
Patagónico.net no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Patagónico.net ha creado un espacio en donde volcar ideas no teniendo que recurrir al registro de usuario para hacer más ágil el ingreso. Se requiere NO emitir agravios, injurias y discriminación de cualquier tipo amparadas por el anonimato. El espacio se debe sostener sobres bases que idealmente sean constructivas, sin agravios de raza, nacionalidad y condición. Patagónico.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina, como la ocultación de términos inapropiados, sin la modificación del sentido del contenido si el mismo tuviese valor para aportar a la discusión.