SE ESPERA RESPUESTAS ANTE CASO DE MALTRATO ENTRE COMPAÑEROS
Caso de bullying en el colegio Santo Domingo Savio
La Oficina de Derechos y Garantías de la ciudad va a hacer presentaciones en el colegio para requerir una solución para la menor y garantizar su permanencia en el colegio.
Viernes 27 de Septiembre de 2013

 La historia es presentada como una más de conflicto adentro de un colegio, pero la línea del maltrato cada vez se cruza con mayor crudeza. Esta mañana en los micrófonos de Radiovisión se escuchó el relato conmovedor de una madre preocupada por la educación de su hija. Por un caso de maltrato y agresiones, se puso en conocimiento a la Oficina de Niñez, Adolescencia y Familia que ya está ocupada del tema.

La menor en cuestión tiene doce años y mantiene tajante la determinación de mantenerse al interior de la educación salesiana a pesar de las agresiones de las que fue víctima, que la llevaron inclusive a quedar expuesta ante todo el colegio.

El relato de las agresiones recibidas grafican de manera lamentable los prejuicios más comunes, por diferencias de clase social. “Su padre es un trabajador y yo una ama de casa”, sostuvo la madre “pero tenemos derechos igual que todos, pagamos la misma cuota que una familia adinerada”.  También se ha hecho blanco a la menor por formar parte de una familia ensamblada. Y el más agresivo de los ataques fue exponer su intimidad frente a todo el colegio.

Mariana su madre, aseguró que se le trasmitió el problema a la dirección del colegio, representada en la persona de Rodrigo Blas Pacheco, pero la respuesta fue “que había otras cuestiones más preocupantes en la institución”. La respuesta no conformó a los progenitores de la pequeña que decidieron poner a un abogado al frente del caso. “No vamos a esperar que la tiren por una escalera o le desfiguren la cara”, señaló su madre.

Y advirtió que hizo las presentaciones del caso ante la Oficina de Derechos y Garantías de la Niñez , Adolescencia y Familia desde donde se comprometieron a intervenir ante la dirección para que se tomen cartas en el asunto y se garantice que la menor podrá seguir asistiendo al colegio. “Ella (la niña) tiene miedo que la expulsen del colegio por hacer público los problemas que atraviesa”.